página principal

Alzheimer (EA)

Es una enfermedad degenerativa que lleva a una pérdida de la capacidad intelectual. Los síntomas normalmente se presentan en adultos mayores de 65 años (aunque también puede afectar a personas de 40 y 50 años), pueden incluir pérdidas en las habilidades del lenguaje como dificultad para encontrar palabras, problemas en el pensamiento abstracto, juicio pobre, desorientación en el tiempo y espacio, trastornos de conducta y personalidad. El resultado general es una notoria disminución en las actividades personales y en el desempeño del trabajo.

El Alzheimer es la causa más común de demencia, que se define como la pérdida del funcionamiento cognitivo, es decir, pensar, recordar y razonar, a tal grado que interfiere con la vida y las actividades diarias de una persona.


Muchas personas mayores pueden haber sentido durante algún tiempo que "algo no está bien." Puede ser que se han vuelto más olvidadizas, que fácilmente se desorientan, tienen lapsos inesperados en el juicio, o experimentan cambios inusuales de humor y emociones. Estos pueden ser signos tempranos de demencia, pero también pueden ser signos de depresión u otras afecciones tratables.
Además, algunas demencias son causadas por la deshidratación, reacciones farmacológicas, hipotiroidismo, infección u otros problemas físicos y pueden revertirse. Un médico, a través de una examen completo, puede descartar otras condiciones similares, como parecidos a los síntomas de Alzheimer.


Algunos síntomas tempranos de la enfermedad de Alzheimer incluyen confusión, disturbios en la memoria de corto plazo, problemas con la atención y la orientación espacial, cambios de personalidad, dificultades de lenguaje y cambios de humor inexplicables.

Sin embargo, la enfermedad de Alzheimer no afecta a todos de la misma manera, por lo que estos síntomas varían en gravedad y cronología. Habrá fluctuaciones, incluso a diario, y superposición de los síntomas. Algunas personas experimentan muchos indicios y otras sólo unos pocos, pero en todas las etapas, los síntomas generalmente se relacionan con el deterioro progresivo de los procesos mentales y la función de la memoria, problemas de comunicación, cambios de personalidad, conducta errática, la dependencia y la pérdida de control sobre las funciones corporales.


Las 10 señales

1. Pérdidas de memoria que afectan a las capacidades en el trabajo.
2. Dificultades en realizar las tareas domésticas: preparación de comidas, etc.
3. Problemas de lenguaje: olvido y sustitución de palabras...
4. Desorientación en tiempo y lugar: olvido de la fecha, perderse...
5. Pobreza de juicio: vestidos inapropiados, conductas anómalas...
6. Problemas de pensamiento abstracto: olvido del significado del dinero, problemas en evaluación de semejanzas, en refranes, etc.
7. Perder cosas o ponerlas en lugares incorrectos: la plancha en la nevera...
8. Alteraciones en el humor y en la conducta: cambios frecuentes e inesperados del estado de ánimo...
9. Cambios en la personalidad: suspicacia, temor...
10. Pérdida de iniciativa: pasividad, necesidad de estímulos constantes...

Alois ALZHEIMER
(1864/06/14-1915/12/19)
Patólogo y psiquiatra alemán
Descubridor de la enfermedad

A pesar de existir intervenciones farmacológicas que de algún modo palian alguno de los síntomas de la enfermedad de Alzheimer, NO EXISTE UN TRATAMIENTO CURATIVO, por lo que han ido surgiendo en los últimos años intervenciones psicosociales que combinadas con la farmacología tienen el objetivo de enlentecer el deterioro cognitivo y funcional del enfermo y proporcionar pautas de apoyo a los cuidadores/familiares, en un intento de mejorar la Calidad de Vida de ambos.

Las INTERVENCIONES NO FARMACOLÓGICAS se han englobado en Programas de Psicoestimulación Integral, cuyos objetivos son la estimulación cognitiva, funcional y el manejo conductual de las personas afectadas por Alzheimer u otras demencias.
Abarcan los siguientes Programas de Estimulación y Actividad:
Terapia de Orientación a la realidad, Reminiscencias, Musicoterapia, Actividad física.
Reestructuración ambiental y Modificación de conducta.
Entrenamiento cognitivo específico.
Programas para familiares.

La base científica de la PSICOESTIMULACIÓN se basa en la capacidad del cerebro, el potencial y la reserva cerebral, y los principois de rehabilitación neuropsicológica. Se potencian las capacidades conservadas, intentanto compensar las alteradas, fomentando aprendizajes sencillos en fases leves del deterioro cognitivo.

ESTA INFORMACIÓN NO DEBE EN MODO ALGUNO SUSTITUIR EL ASESORAMIENTO DE UN PROFESIONAL DE LA SALUD Y NO CONSTITUYE UN CONSEJO MÉDICO.

página principal